Leopoldo Panero (La estancia vacía, 1945)


Señor, el viejo tronco se desgaja,
el recio amor nacido poco a poco,
se rompe. El corazón, el pobre loco,
está llorando a solas en voz baja,

del viejo tronco haciendo pobre caja
mortal. Señor, la encina en huesos toco
deshecha entre mis manos, y Te invoco
en la santa vejez que resquebraja

su noble fuerza. Cada rama, en nudo,
era hermandad de savia y todas juntas
deban sombra feliz, orillas buenas.

Señor, el hacha llama al tronco mudo,
golpe a golpe, se llena de preguntas
el corazón del hombre donde suenas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario